Antes de enumerar los considerables beneficios que tienen las técnicas de la meditación y el mindfulness para nuestra Salud, sería interesante definir con claridad que se entiende por Salud mental y cuáles son los trastornos mentales que más afectan a nuestra sociedad.

¿Qué es la Salud mental?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS): “La salud mental es un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera, y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

Tener una buena salud mental engloba aspectos, actitudes y comportamientos hacia nuestro bienestar emocional, psicológico y social. Contribuye directamente en nuestra forma de pensar y de sentir nuestras vivencias, así como de la percepción del mundo que nos rodea. Influye notoriamente en la aceptación y adaptación de nuestras circunstancias, en el manejo del estrés y la ansiedad, en la relación con los demás y en la toma de decisiones.

Metafóricamente hablando podríamos asemejar la salud mental a la organización y orden que debe de existir dentro de nuestra casa interna, en nuestra cabeza, en nuestros pensamientos, emociones, actitudes y comportamientos, llevado a cabo por una ética y moral en armonía y conciliación con nuestra forma de Ser para Vivir en consecuencia y en total plenitud.

Pero no hay que olvidar que en el transcurso de nuestra existencia aparecen agentes externos, propios de la naturaleza de la vida, que pueden hacer variar nuestro orden interno actual y ello nos puede producir un desequilibrio en nuestra Salud mental. Estos agentes externos que se filtran o dejamos que se infiltren en nuestro camino, pueden ser de índole físico, material, emocional, familiar, laboral, social e incluso colateral.

Dentro de los detonantes a los que nos vemos sometidos y debilitan nuestra salud mental se encuentran: la inseguridad, la falta de esperanza, el rápido cambio social, los problemas que afectan directamente a la salud física, los factores y experiencias personales, la interacción social, los valores culturales, las experiencias familiares, escolares y laborales, etc. Aunque estos factores siempre hayan existido en mayor o menor medida, hoy en día se le da el valor que merece, siendo de vital importancia y necesario el cuidado de nuestra Salud Mental.

La salud mental es el bastión de nuestra vida, siendo importante desde la niñez hasta nuestra vejez. Y que en más que de un momento, de una etapa en nuestra vida, somos susceptibles de pasar por una enfermedad mental pudiendo ser ocasional o de larga duración.

Un problema de salud mental no tiene nada que ver con ser débil o no tener fuerza de voluntad. No es algo que las personas elijan tener o no tener. De hecho, reconocerlo es una muestra de fortaleza, de coraje y de valentía.

Según el informe sobre salud mental “Headway Mental Health 2022”, España se posiciona como segundo país con más casos de trastornos mentales, detrás de Portugal. Además, ambos países superan el 20% de casos, es decir 1 de cada 5 españoles sufre algún trastorno de salud mental. Se reconoce así la inminente necesidad, relevancia y trascendencia de ocuparnos de algo tan vital como es la Salud Mental.

“La Salud mental no es un destino, sino un proceso. Se trata de cómo conduces, no de adónde vas”. – Noam Shpancer.

“La Salud mental se basa y depende principalmente de la calidad de nuestros pensamientos, del valor de nuestras emociones y del esfuerzo, firmeza y serenidad de nuestras acciones y determinaciones”.

Trastornos mentales asociados

Dentro de los trastornos mentales que más afectan a nuestra sociedad encontramos: la depresión, la ansiedad, el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el estrés, trastornos alimentarios, TOC, la esquizofrenia…, según la OMS existen más de cuatrocientos tipos de trastornos mentales.

Hay que recordar que los trastornos mentales tienen un impacto directo en la percepción, los procesos afectivos, el estado de ánimo, la conducta y la capacidad para crear y mantener relaciones de quienes lo padecen.

Ningún ser humano esta fuera de ello, convivimos en este estado de desequilibrio mental y todos somos responsables de nosotros mismos y de los demás”. Cualquier cosa que hagamos para mejorar la Salud Mental será una aportación necesaria a nivel mundial.
Centrémonos en las soluciones que pueden contribuir a ese grado de bienestar.

Meditación y Mindfulness. En qué consisten, diferencias y beneficios.

Si buscamos una mejor Salud mental para combatir el estrés y la ansiedad te recomiendo cualquiera de estas dos técnicas que tendrás que evaluar según tu estado y el sentido de tu búsqueda. Aunque puedan sugerir lo mismo, nada tienen que ver en su fondo, pero las dos pueden ser complementarias entre sí.

La Meditación, es una medicina complementaria para la mente y el cuerpo, se refiere a un amplio abanico de prácticas que incluyen técnicas para conseguir un estado de relajación y calma, fomentar la energía interna y llegar a un estado mental y de conciencia que te permita aceptar tu vida con entendimiento y comprensión, desarrollando compasión, amor, paciencia, generosidad y perdón.

El Mindfulness, en su propia traducción, se refiere y atiende a la Atención plena, a la sola conciencia del momento presente. Se logra al ser totalmente consciente de lo que sucede física y emocionalmente en el momento actual.

La Meditación nos trasporta a un más allá, para dar comprensión y transcendencia a nuestra vida humana y espiritual, sin apartarnos del presente.

El Mindfulness atrapa el presente, sin eliminar pensamientos ni emociones, sino observándolos sin juzgar y permitiendo que estos fluyan. El presente es lo único que verdaderamente tenemos y es lo más importante.
Conjugando las dos técnicas viviremos en Conciencia Plena.

Para encontrar los beneficios tanto de la Meditación como del Mindfulness es necesaria y se requiere de constancia, de perseverancia y de voluntad.
Para meditar solo se necesita tiempo, un lugar tranquilo, un sitio para sentarse o reposar y la actitud para dejarse llevar. Hay multitud de técnicas que nos ayudaran a calmar nuestra mente y focalizarnos en lo más relevante y transcendental.

Para practicar mindfulness, se puede realizar desde que te levantas hasta que te vuelves a acostar. Solo necesitas poner todos los sentidos en todo lo que haces, piensas y sientes…, todos necesitamos práctica, pero se aprende y no se pierde.

Mindfulness

Beneficios más relevantes en la Meditación

Adquirir herramientas y habilidades para controlar el estrés y la ansiedad, conseguir una nueva percepción de las situaciones y circunstancias desequilibrantes, reducir los pensamientos y las emociones toxicas y negativas, desarrollar la paciencia y la tolerancia, alcanzar mayor grado de aceptación y adaptabilidad, incrementar el equilibrio entre la razón y el corazón, elevar el nivel de conciencia y de autoconciencia, etc.

Beneficios más notables en el Mindfulness

Reducción del estrés, aumento y mejora de la capacidad de concentración, desarrollar una mayor autoconciencia de uno mismo, aumentar la tolerancia y aceptación hacia uno mismo y hacia los demás, incrementar su bienestar emocional, reduce el insomnio, ayuda a buscar la calma y la relajación, etc.

“En lugar de basar la felicidad en lo que somos, la basamos en cómo estamos”, y esto es lo que hay que conocer y aprender para hacerlo transcender.
Lama-Zopa Rinpoché